Blogtour Belleza cruel





Me llevó por oscuros pasillos de la casa, algunos estaban ligeramente iluminados por la   pálida luz e la luna que atravesaba ventanas, por una   luna llena plateada —tan falsa    como el sol— que brillaba en el cielo nocturno. Algunas habitaciones  tenían   lámparas herméticas o antorchas encendidas. Otras no          tenían luces, ni  ventanas o —todavía más perturbador—              tenían  ventanas que daban a la oscuridad más           absoluta. En esas habitaciones,  chasqueaba los dedos y               una suave luz aparecía rodeándolos.  
Volvimos a la sala de baile que atravesamos anteriormente. La    reconocí por las molduras doradas de las paredes,        pues en la oscuridad no  podía ver el techo —y el suelo    estaba totalmente cambiado—. Suelo y mosaicos habían desaparecido.       
En su lugar había agua,  llenando la habitación de punta  a punta, de un azul profundo y    con pequeñas chispas blanquecinas   y doradas arremolinándose encima del   agua como diminutos puntos de luz.  
—Es precioso—susurré.
Sombra cogió de nuevo  mi mano y me llevó hacia delante. Le seguí con   dos pasos vacilantes; esperaba ver mis pies chapoteando, pero en su   lugar mis suelas tocaron algo frío, firme y suave, como cristal. Miré hacia abajo. El agua se movía alrededor de nuestros pies, pero aguantaba nuestro peso. Nos dirigimos        al centro del lago de medianoche y observamos las luces arremolinándose a nuestro alrededor como si de una bandada de     pájaros se tratara.          
Pero por más increíble que fuera, no podía perderme en el paraje.            
—No te has arrodillado solo para enseñarme unas bonitas 80 vistas—Le eché un vistazo a Sombra. Se mantuvo lejos, fuera del agua—. Y           seguro  que trayéndome aquí te arriesgas a que te castigue. ¿Por       qué?     
Se volvió hacia mí con su pétreo rostro   a cierta distancia. Rápidamente  y con firmeza cogió una de mis manos y       la apretó contra mi corazón.      
Dejé de respirar. Hubo un silencio absoluto, no    se oía nada más que mi  corazón.             
Tocó mi mano,  sobre mi corazón, y luego señaló el agua que nos rodeaba. Era un enigma que quería que descifrara. Si pudiera pensar en algo más allá de aquellos ojos azules y de mi pulso acelerado... 

EDICIONES KIWI LO TIENE PREPARADO PARA EL GRAN LANZAMIENTO DE  ESTA PRIMAVERA, BELLEZA CRUEL, LO NUEVO DE ROSMAUD HODGE QUE PRETENDE CONSAGRARSE COMO UNA DE LAS NOVELAS MÁS ADICTIVAS DE ESTA TEMPORADA. NOSOTROS YA HEMOS CAÍDO HECHIZADOS POR SUS GARRAS, CRUELES O NO, OS ATRAPARÁ DE UNA MANERA QUE NO  PODÉIS NI IMAGINAR. 

ISBN edición papel: 978-84-941348-8-3
Páginas: 346
Encuadernación: Rústica con solapas
Formato: 14x21,5cm
Lanzamiento: 19/05/2014




      

2 comentarios:

  1. Yo me asusto hasta de mi sombra... ;p
    Pinta bien el libro.
    un saludooo

    ResponderEliminar