Los tres secretos del samurai, Blanca Álvarez



En un tiempo y un lugar en los que ser mujer era siempre una condena, una muchacha pobre y poco agraciada se sobrepondrá a su destino.                                      
Ambientada en el Japón del siglo XVIII,Los tres secretos del Samurai cuenta la historia de Tomiko, quien, siendo apenas una adolescente, marcha de su casa con el propósito de librar a su hermana pequeña de un matrimonio de conveniencia con un hombre aborrecible.

En su camino, la muchacha encuentra a seres mágicos que deciden ayudarla, aunque no a cambio de nada. Para salvar a su hermana, la muchacha decide ponerse

a su merced, renunciar a su identidad y convertirse en Susanô, el samurái del dragón. Como guerrero, Tomiko vivirá innumerables aventuras y conocerá a dos hombes que marcarán su destino: el valiente Shuzai y Hanzaburo, el hijo del zorro.



Como hemos podido leer en la sinopsis, la historia que se nos cuenta es la de Tomiko, la de Susanô, pero también la de todos los personajes que se cruzan en sus vidas, citando al propio libro, como afluentes al Río de la vida.

Lo que más llama la atención, y que también hemos podido ver en varias películas asiáticas, es que el tiempo no se mide como en Europa. Desde el principio de la historia vemos que se nos habla del paso del tiempo por hechos como ser la temporada del arroz o por ser la hora de la rata, del buey, del tigre...Informaciones que, al menos en un principio, nos son completamente imposible de descifrar, puesto que no estamos acostumbrados a su utilización y no es hasta que avanzamos en la lectura que podemos ir  haciéndonos una idea de lo que significa cada expresión, de manera que nos podemos situar correctamente en el tiempo, hasta el punto de no necesitar pararnos a pensar a que hora o momento del día se refiere.

Otro aspecto que me ha llamado la antención es el hecho de que la novia utilizara el color blanco para casarse, puesto que en Asia este color es utilizado para el luto. También es cierto que a lo largo de la novela se nos da esta información, es decir se nos dice que dicho color es el utilizado para el luto.

Los dioses y las criaturas mágicas son una parte muy importante de la novela, al igual que lo eran en la cultura asiática. Ayudan a la protagonista, pero a la vez son su maldición. Al hablar de esto también es importante mencionar el hecho de la dualidad que se nos presenta en el libro entre el bien y el mal. Nadie es totalmente bueno y nadie es totalmente malo. Simplemente son las propias personas, en un momento dado, las que eligen qué camino seguir, actuando de una manera o de otra. Ni siquera los samurais, personajes ilustres, admirados y respetados, son enteramente buenos. Tomemos por ejemplo el bandido que asedia los terrenos del primer señor de Susanô. Es considerado un perro, el mal personificado, alguien que no merece absolutamente nada de misericordia, sin embargo el protagonista puede apreciar que, al final, cuando ya ha sido derrotado, sigue siendo, en el fondo, un samurai y muere como tal, sin rechistar, sin intentar evitar su destino. Lo acepta y, por ese motivo, muere con dignidad, al menos a ojos de Susanô.

A pesar de ser un libro ambientado en Asia, podemos ver que también hay una serie de rasgos europeos. Una suerte de influencias de nuestra literatura. Por ejemplo, la descripción que se nos hace del que es el prometido de la hermana de Tomiko, nos recuerda a El retrato de Dorian Gray, concretamente al cuadro mismo, puesto que se nos habla de un hombre en cuyo rostro está representado el mal y todos los vicios, una persona que vive entre, por así decirlo, el deshonor (lo que aquí podría considerarse en cierta medida, el pecado) y la maldad. Una cara llena de cicatrices que nos informan de su forma de vida, lo mismo que se nos presenta en la obra de Oscar Wilde, salvo con la excepción de que en esta novela dichos rasgos solo están presentes en el cuadro.

También vemos influencia de la literatura grecolatina, puesto que en un momento de la novela se nos presenta la historia de una muchacha cuya hermosura se ha vuelto famosa. Cientos de pretendientes, llegados de todos lados, pretendieron tomar su mano, pero al padre ninguno le parecía bien. Esto se puede relacionar con un mito de la cultura grecolatina puesto que en una de las historias se nos habla de un rey que, enamorado de su hija y queriéndola para él, decide poner un acertijo. Solo el que lo resuelva será digno de su hija. Quien lo intente y no lo consiga, será sentenciado a morir. Salvando las distancias, ambas historias se parecen, por lo que hay una clara influencia.

En definitiva, es una historia bastante llamativa, de amor fraternal, una novela como pocas he leído. Un soplo de aire fresco y, por este motivo, creo que se merece la nota que le he puesto.





8 comentarios:

  1. Me gustaría leerlo. Este tipo de libros me vuelven loca ^^.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me ha gustado bastante el libro, y eso que no sabía muy bien qué esperarme y me daba algo de miedo porque me lo habían recomendado mucho y me temía tener demasiadas expectativas. Pero me ha gustado, la historia es muy bonita. Muchas gracias por comentar y si lo lees, dime qué te ha parecido ;)

      Eliminar
  2. Ufff Zaiare, estás reseñas high level nos dejan a la altura de la suela de zapato. Impresionante, menudo análisis. Me has convencido hasta a mi. Impresionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja cuando quieras te dejo el libro xDD

      Eliminar
  3. *-* Ay! Ya leí y reseñé hace un par de semanas esta novela y me enamoró absolutamente (yo y mi predilección por estas historias de seres mágicos...), aunquense me hizo quizá un poco pesada al principio. Por cierto, gran reseña ^^

    Saludos :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Soraa! Sí, es posible que al principio se haga un poco lenta, pero compensa eso con creces a lo largo de toda la historia ¿no te parece? Me alegro mucho de que te guste la reseña, cielo. ¡Un beso!

      Eliminar
  4. La verdad es que este libro me llamó bastante la atención desde el principio pero aún no me he hecho con él..
    Gracias por la reseña!
    Besitos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He de confesar que desde que empecé a estudiar literatura asiática me persiguen los libros ambientados en Asia, pero me llamó mucho la atención y quise leerlo^^
      ¡Besos!

      Eliminar