Sangre

Después de tanto, tantísimo tiempo, vuelvo (espero) para quedarme durante mucho tiempo más. Disculpad esta ausencia tan larga que ha hecho del Creador de Sueños un lugar casi inhabitado. Después de mi depresión post laboral, vuelvo con muchas ganas y muchas fuerzas para afrontar un verano cargado de reseñas y sorteos.
Vuelvo con una reseña de vampiros, pero no unos vampiros cualquiera. Unos  seres que  ya alejados de los esquemas actuales, entremezclan lo mejor del pasado y del presente, para regalarnos una historia atrevida, sensual, y sexual, muy sexual.
Enfundad vuestras mejores botas de cuero, pisad el acelerador y conoced a Valentina Varga: una vampiro no apta para corazones débiles y carentes de  trepidantes aventuras.
Nuevamente me veo ante una novela del género vampírico. Después de tanto tiempo, la verdad pensaba que este  tema ya estaría en sus  últimos coletazos, pero no, me encuentro ante una novela nacional de una joven autora, que lejos de crear una historia repetitiva y ya vista, nos regala una trama que nada tiene que envidiar a mis queridos vampiros de  True Blood.

Sangre de Clara Peñalver nos muestra la realidad más  salvaje y sensual del mundo vampírico. Una de las cosas que más he destacado en la prosa de esta autora, es la minuciosidad de su relato, y la carencia de tabúes en lo que al sexo se refiere.

Conoceremos a Valentina Varga, una joven escritora, con un estilo muy rockero y bastante desenfrenado. Lleva una vida salvaje, alejada de lo convencional y de lo políticamente correcto. Su vida cambia  cuando en una noche de sexo con su compañero Peter, descubre que la sangre puede ser casi tan excitante, o más que el mejor sexo.

Pronto descubrirá que su apetencia hacia la sangre no es un hecho aislado, y ahí Alex de Jongh tendrá mucho que decir.

La autora partiendo de el tema  vampírico, crea una historia que combina la trama y el sexo de una manera muy equilibrada. Basándose en  el vampirísmo clásico de antaño donde la condesa sangrienta hacía de las suyas, crea una trama que nos muestra nuevamente que una nueva interpretación del vampirismo es posible. Este tipo de vampiro es humano biológicamente hablando, pero la ingesta de sangre le confiere belleza y longevidad.

Hacía mucho tiempo que echaba de menos esa interpretación, pero ella va más allá y nos muestra un vampiro más atractivo y más salvaje.

Los personajes son oscuros: Valentina Varga es rebelde, segura de si misma, y desde luego tiene unos gustos muy marcados. Por otra parte, Peter es más salvaje si cabe, regalándonos momentos a caballo entre lo humorístico y satírico. Alex es el que  dota a la historia de ese halo romántico que necesita la historia, y Angelica Conti, ese cariz desenfrenado que la historia necesita. Cada uno de los personajes es estrictamente necesario, para el equilibro  formal en cuanto a personajes se  refiere.

El relato se presenta a modo de diario, Valeria nos cuenta sus vivencias, en una vida que se desarrolla mayoritariamente de noche. A mitad del libro conoceremos al antagonista de esta historia,  e intercalaremos el diario, con momentos de mucha acción.

Una de las cosas que quizás más me haya gustado de esta historia, es el desarrollo de unos personajes que tienen que competir con el legado de las  anteriores generaciones de vampiros, éstos aportan al legado una  visión  muy parecida a la visión de la gran Charline Harrys, pero bajo mi parecer bastante mejorada y mucho más atrevida.

Un aspecto que podía presentar bastante problemática es la biología del vampiro, su conversión y todo lo relacionado con su alimentación. Clara sabe defender el tema de una manera bastante científica y convincete, todo hay que decirlo.

Por otra parte, el que este libro se haya desarrollado en Granada hace de Sangre una historia más rica descriptivamente hablando, y mucho más real.

El único pero que le he visto a este libro, ya de por si bueno para el número de páginas con las que cuenta, es el antagonista: creo que el conflicto, pese a que se va presentando paulatinamente, llega de forma demasiado tardía. Un antagonista como el que ha creado la autora, que podía haber dado mucho juego en la trama, lo ha relegado a un segundo plano y le ha dotado de escasa importancia. Pese a que el desenlace ha sido adecuado, creo que ese hecho, le ha restado en emoción y adicción.

Pese a todo, el capítulo y la reflexión final  poenen el broche  de oro a una historia que promete muchos más éxitos a una autora que puede regalarnos historias muy emocionantes.

Tiembla Charline Harrys  que Clara Peñalver te sigue de cerca y viene para quitarte el puesto, y créeme que puede hacerlo.


9 comentarios:

  1. Oh, qué ganas de ponerme a leer y reseñar, compañero, yo estoy con exámenes, depresión post-exámenes jaja :) ¡Qué buena pinta! :)

    ResponderEliminar
  2. Genial reseña para una novela atrevida y diferente a todo lo que estamos acostumbrados a leer en los últimos tiempo!
    bienvenido de nuevo a la blogosfera, a ver si esta vez logramos leerte un poco más!
    Besotes cari!
    PD: me ha encantado la reflexión final <3

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Qué pedazo de reseña. Mil gracias, Sergio!!!

    ResponderEliminar
  5. Buena reseña, miss Sandman jajaa, buen trabajo ;=)

    ResponderEliminar
  6. Decir, me encanta es poco, me llama la atención ese nuevo giro que le han dado a los vampiros ^^, no me importaría leerlo.

    ResponderEliminar
  7. perdazo de reseña, aunque digas que quizas se te haga un poco tardío el desenlace me lo leeré!
    gracias =)

    ResponderEliminar
  8. Con tu reseña te entran muchas ganas de leerlo.No he leído True Blood así que nose lo que quieres decir.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hace tiempo que no leía un libro sobre esta temática que me encantara de verdad. Éste pinta interesante, así que la tendré en cuenta porque me apetece leer algo de ese estilo.
    Muchas gracias por la reseña :)

    Un abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar