Novedad Nocturna Ediciones: Princesas


Princesas

Autor: Eduard von Keyserling
Traducción: Carlos Fortea
Fecha de publicación: 5 de abril de 2010
Formato: 21 x 15 cm
Encuadernación: rústica con solapas
Páginas: 255
PVP: 15,95 €
ISBN: 978-84-937396-6-9
Colección: Noches blancas, n.º 2
Género: Literario/Novela
Otros idiomas: alemán, francés, italiano, sueco



Descripción:

La viuda Adelheid von Neustatt-Birkenstein, princesa y soberana casi arruinada de un pequeño principado, tiene un pretendiente, pero no se decide a aceptarlo por miedo a los convencionalismos de la sociedad. Su hija menor, Marie, una adolescente frágil y sensible educada lejos de la corte, tiene demasiada facilidad para amar. Por otra parte, el distinguido y reservado conde Streith empieza a sentirse atraído por una joven tan inesperada como diferente…
Princesas, novela sobre el esplendor perdido y la decadencia de la aristocracia báltica de habla alemana a las puertas del siglo XX, se halla en la línea de El último encuentro, de Sándor Márai, y de autores como Stefan Zweig, Joseph Roth o Lampedusa. Una obra sobre el amor y la derrota.

«[Eduard von Keyserling] no tenía nada de pionero, pero siempre será amado y siempre gustará».
THOMAS MANN

«Eduard von Keyserling es un escritor de una sensualidad asombrosa».
MARCEL REICH-RANICKI (Literarischen Quartett)

EL AUTOR



Eduard von Keyserling nació en el castillo de Paddern, cerca de Hasenpoth (Aizpute), Courland, en 1855. Miembro de una antigua y noble familia alemana del Báltico, y primo del filósofo Hermann Keyserling, estudió en la Universidad de Dorpat, pero fue obligado a abandonar sus estudios debido a un incidente que le alejó de los círculos aristocráticos. Tras mudarse a Viena, continuó estudiando y empezó a familiarizarse con las ideas sociales del naturalismo. Fue entonces cuando comenzó a publicar. Posteriormente se trasladó a Munich, de donde, a excepción de una corta estancia en Italia, ya no saldría. En Munich frecuentó nuevos círculos artísticos, entre los que se encontraban L. Corinth, M. Halbe, R. Kassner y F. Wedekind. Durante esa etapa, escribiría muchas obras de teatro, pero lo que le condujo al verdadero reconocimiento fueron sus novelas. Ya enfermo de sífilis, en 1904 publicó la novela Un ardiente verano [de próxima aparición en Nocturna Ediciones]. En 1908, se quedó ciego y hubo de dictar sus últimas novelas —entre otras, Olas(1911) y Princesas (1917)— a sus hermanas, hasta su muerte en 1918 en Munich.





No hay comentarios:

Publicar un comentario